Dietas para disminuir los efectos de la diabetes

La diabetes es ese problema disfuncional por el que un organismo no puede producir o utilizar la insulina adecuadamente. Recordemos que la insulina es la hormona encargada del aprovechamiento metabólico de los nutrientes.

Es la hormona anabólica por excelencia, es decir, la que permite disponer a las células del aporte necesario de glucosa para los procesos de síntesis con gasto de energía. Es pues una alternativa segura, efectiva, bien tolerada y aceptada para el tratamiento a largo plazo de la diabetes tipo 1 y la diabetes tipo 2, incluso desde el primer día del diagnóstico.

Para sustituir el mal funcionamiento de esta hormona, debemos tomar ciertas precauciones, sobre todo relativas a la alimentación. Es este el factor clave y definitivo para mantener a raya las deficiencias que produce este mal a nuestro organismo.

El paciente que padezca esta enfermedad deberá concienciarse para poder convivir con ella de por vida, informándose de las mejores dietas disponibles, que no son pocas, y elegir la que más acorde esté con sus gustos, pero asegurándose en todo momento de que todas ellas guardan las mismas características indispensables, para que cumplan con los requisitos de una dieta para diabéticos. Para asegurarse de que el régimen alimenticio elegido le sienta bien, no dude en consultar con su médico cuántas dudas pueda tener al respecto.

La dieta debe incluir alimentos que limiten el exceso de contenidos en azúcar, un control total sobre los carbohidratos consumidos, el aporte de nutrientes necesarios mediante gran variedad de alimentos integrales, frutas y vegetales, debiendo eliminar o disminuir ampliamente el consumo de grasas, tabaco y alcohol, así como el consumo de sal, por la retención de líquidos que conlleva. Estos datos son los mínimos indispensables que debe cumplir cualquier dieta que tenga como objetivo controlar los niveles de azúcar en sangre.

 

Relación entre el exceso de peso y la diabetes

La relación existente es clara, hasta el 80% de las  personas que sufren diabetes tienen algún problema de sobrepeso. Se considera que un hombre es obeso cuando el nivel de grasa corporal supera el 25%. En el caso de las mujeres, el porcentaje es del 33%. El exceso de peso explica el aumento de diabetes.

Seis de cada diez adultos españoles presentan un exceso de peso y eso explica el aumento de prevalencia de diabetes; de ahí que el control y la prevención de la obesidad y el sedentarismo sean ejes esenciales.

Para evitar esta ecuación, hay que salir y hacer ejercicios diariamente para controlar el aumento de la grasa corporal. De igual modo, debemos tener una dieta diseñada por un nutricionista que aporte los nutrientes necesarios para llevar una vida sana y equilibrada, pero que elimine los alimentos que potencian el sobrepeso y, por tanto, la diabetes.

El hecho de recurrir a un profesional de la nutrición es vital para evitar caer en la tentación de caer en dietas milagro, que a la larga podrían ser más perjudiciales que beneficiosas. Un buen dietista realizará un estudio previo y valorará las características físicas y condiciones de cada persona, para darle la información del porqué de cada decisión. De este modo, sabrás por qué debes comer cada cosa y los beneficios que te reportará.