Defender el videojuego clásico por excelencia

defender

No hace falta nada más que echar un vistazo a Defender para saber que no estamos ante un videojuego de naves más de principios de los ochenta. Uno de los motivos para poder realizar esta afirmación es que en Defender nos encontramos con un mundo completo en el que hay montañas, por el que nos desplazamos lateralmente en cualquier dirección y en el que ocurren cosas a pesar de que estas no se muestren en la pantalla.

La segunda razón es su modo de control, algo que jugó en contra de Defender al principio, al igual que en algunos juegos de la NES Mini pero que con el paso del tiempo no ha hecho más que engrandecerlo. Programado por Eugene Jarvis con un ordenador Motorola, fue él mismo quien diseñó el mundo horizontal y el concepto del juego: la Tierra está siendo invadida por naves extraterrestres que intentan abducir a la población, nuestra misión será no solo la de acabar con los invasores, sino también la de defender a los terrícolas y evitar así que la raza humana desaparezca.

Para ello contamos con una nave equipada con rayos láser infinitos, tres bombas que destruyen a todos los enemigos que aparecen en la pantalla y la capacidad de teletransportamos aleatoriamente por el escenario.

También dispondremos de un radar en la parte superior de la zona de juego con el cual podremos ver dónde se encuentran los enemigos y si algún humano está siendo secuestrado. En Defender podemos encontrar hasta seis tipos de naves alienígenas. Las más básicas son las que intentarán abducir a la población, por lo que debemos estar muy atentos, ya que si un humano es llevado a la parte superior de la pantalla, la nave alienígena mutará para convertirse en un enemigo aún más poderoso y difícil de derribar.

Además, si toda la población muere o es abducida, el mundo será destruido y el juego se vuelve bastante más complicado. Por tanto, debemos estar atentos a los gritos de los humanos que tenemos que proteger: si uno de ellos es tomado por una nave alienígena, deberemos destruirla y tomar a la persona que acabamos de salvar para que no se estrelle contra el suelo…, una vez que tengamos al humano, solo nos queda devolverlo a tierra. Como se puede observar, no todo en Defender es disparar, hay que tener en cuenta gran cantidad de factores, por lo que la estrategia cobra vital importancia durante el juego.

Los controles de la máquina de Defender eran muy especiales, mientras que con la palanca controlábamos únicamente la altitud de nuestra nave, con un botón controlábamos la aceleración de la misma, otro botón servía para cambiar la dirección en que la nave avanzaba y otro más servía para disparar, un cuarto botón se utilizaba para lanzar las bombas, y un quinto y último era el encargado de lanzamos al hiperespacio. En total, cinco botones y un mando, algo muy inusual en aquella época.

Pero Defender también tenía varios errores de programación debido, principalmente, a los altos requerimientos del juego en comparación con la capacidad que poseía el procesador que utilizaba, lo que provocaba ralentizaciones cuando había muchos enemigos en la pantalla o la imposibilidad de superar el millón de puntos, porque a partir de esta cifra se comenzaba desde 0.

Defender
Fecha de creación: 1980
Desabollador: Williams Electronic
Distribuidor: Williams Electronic
Género: Protector antiinvasores
Plataforma: Arcade